Nos mudamos a WordPress

13392308_10208523586580719_6305239573799633608_o1 13886356_10208951286712955_8366106246688729949_nHeyyy Fellows, emocionantes noticias……..

Estuve cavilando recientemente acerca de mi falta de constancia para producir contenido nuevo en mis dos anteriores blogs: Paisano: Cubano y EmigranteMidwest Realty BlogCiertamente no tengo justificación, como no sea echarle la culpa a mi trabajo en la oficina, mis gestiones como agente de bienes raíces, mi esposa, las perras y el gato por ocupar demasiado de mi tiempo y solo dejarme una hora a la semana para pensar en qué voy a hacer la siguiente semana, jajaja.

Pues bien, llegué a la conclusión de que si había decidido hacía un tiempo molestar a la gente bombardeando mis escritos en la red, mejor me ponía a la altura de las circunstancias y  seguía en el juego o resolvía sacar ambos blogs del aire. Como lector me he sentido frustrado varias veces cuando me he habituado a seguir ciertos sitios de mi interés y un día sin más ni más publican un texto pequeño a manera de farewell y hacen mutis por el foro. Grrrrrr (Como este por ejemplo: El Pequeño Hermano)

Pero ciertamente me di cuenta de que junto al poco tiempo disponible, otra de las causas de mi prolongada ausencia es que me he disgregado en varios proyectos y trazado metas que aunque me llevan al mismo lugar en mi proyecto personal, a veces me halan en direcciones diferentes. Por eso decidí unificar el contenido de los mencionados blogs originarios en uno solo, concentrar mis esfuerzos en producir textos de temas variados y tomar prestado el nombre de uno de mis escritos más populares en el pasado para darle título a este nuevo endeavour. Así que desde hoy estamos en WordPress en vez del ya conocido Blogger con la intención de aprovechar mejores recursos para publicar, pero me las he ingeniado para migrar todo el contenido anterior hacia acá de manera que se conserve el hilo de lo dicho hasta aquí. Todo eso se puede encontrar en al archivo en el costado derecho de la pantalla. A los lectores nuevos los invito a que exploren los artículos mas viejitos que seguramente les pueden interesar y serles de ayuda para entender de qué va esta locura. Algunos de ellos fueron también reproducidos en Diciembre de 2015 en el Blog Cartas desde Cuba, de Fernando Ravsberg

Continuemos entonces con esto de la escritura y esperemos que además de no aburrir pueda informar, instruir y entretener a los que decidan dedicarme parte de su tiempo. Se que hay muchas opciones para escoger qué leer ahí fuera y me sentiré halagado si elijen seguir mis escritos.

Serie Desmitificando el Yuma: Experiencias de Migrante (Parte III)

Este artículo es continuación de dos entradas previas que puedes leer en Desmitificando el Yuma (Parte II) y también en Desmitificando el Yuma (Parte I). Una ampliación con más detalles aparece en Cómo solicitar beneficios o ayudas en Estados Unidos

Estudiar en Estados Unidos: Algunos tips

Do you speak English?
O sea, ya estás en ¨la yuma¨, ya tienes Parole, Foods Stamps, Seguro Médico, Licencia de Conducción, Permiso de Trabajo y carrito de medio palo. O.K. ya estás listo para comerte el mundo y trabajar para ganar dinero, echar adelante y ayudar a la family. Pero dime una cosa, ¿Cómo está tu Inglés?Un elemento esencial para avanzar en cualquier lugar al que decidas emigrar es adaptarte al lugar y poder entender de qué va la cosa. Eso es particularmente importante en este país. Muchas personas le dan una importancia secundaria a aprender inglés y se acostumbran a sobrevivir dentro de la ¨seguridad¨que les aporta desenvolverse entre sus connacionales, ya sean cubanos o de cualquier otro país. Aunque después de todo eso no es negativo desde un punto de vista social, sí contribuye a separarte de la necesidad, la obligación, de superarte y aprender el idioma para poder salir del pequeño círculo y convertirte en totalmente independiente con la posibilidad de buscar mejores opciones en cualquier ciudad de Estados Unidos.No poder entender ni comunicarte en el idioma local tiene implicaciones más profundas de lo que muchos imaginan. Entre ellas puedo mencionar, no ser capaz de transmitir la gravedad de una emergencia cuando se necesita llamar al 911, dar respuestas inconvenientes que pueden afectar el resultado de un trámite en oficinas públicas como las de la Seguridad Social, Licencia de Conducción y otras, no saber como completar la información sobre impuestos en los variados formularios que se deben llenar para empezar en un empleo; o incluso no poder encontrar un trabajo mejor pagado y con menos esfuerzo físico por no ser capaz de recibir y transmitir las instrucciones que se requieren en esos lugares. Dicho de manera simple: Hay que saber hablar inglés.Ojo, que no estoy diciendo que hay que ser un académico de la lengua ni nada por el estilo. El nivel de suficiencia que se necesita está en relación directa con el tipo de profesión o actividad que se quiera llegar a realizar. Mientras para un Médico, un Ingeniero o un Controlador Aéreo se hace más necesario un alto nivel de perfección, a un Supervisor en una línea de producción continua o a un Bartender, les puede bastar con habilidades de comunicación básica. Lo principal es entender y hacerse entender.Pero y cómo aprendo inglés si no tengo tiempo para eso porque necesito trabajar para pagar los bills?, preguntarán algunos. Déjenme decirles que eso no es más que una justificación para no esforzarse. Hay plenitud de opciones allá afuera para adaptar el tiempo de estudio al horario de trabajo y hay también gran variedad de cursos desde nivel básico hasta avanzado, muchos de ellos gratis para el que de veras esté interesado en aprender. Déjenme darle ejemplos.Recursos para aprender inglés gratis:
Una excelente opción a explorar cuando se está interesado en estudiar ingles es chequear las diferentes ofertas de cursos de ESL (English as a Second Language) que ofrecen los distritos de escuelas públicas en literalmente cada ciudad de este país. Tanto a nivel Estatal como Local las autoridades escolares saben la necesidad de integrar a los inmigrantes a la sociedad norteamericana. A las clases de ESL se puede asistir tanto en el día como en la noche según se ajuste al horario individual del estudiante y al estar integradas en estos lugares cuyos fondos provienen de los impuestos que todos pagamos de nuestros salarios, los servicios que se ofrecen son totalmente gratis. Generalmente se requiere que el solicitante se someta a un Assesment o Placement Test para determinar cuál es el nivel de suficiencia y cuál es la clase que mejor se ajusta a sus necesidades.

Otra posibilidad es chequear las diferentes congregaciones religiosas locales. Muchas veces existen instituciones religiosas que organizan cursos de ESL, ya sea con fondos propios o en asociación con los distritos escolares y con bastante frecuencia en dichos lugares se pueden encontrar excelentes cursos de nivelación, fonética, gramática y lectura para aquellos que ya están más avanzados y necesitan perfeccionar lo aprendido. Lo mejor de todo es que sigue siendo gratis y también se adaptan a las necesidades de los que estudian y trabajan ofreciendo varias sesiones en el día.

Una tercera alternativa, que requiere un poco más de esfuerzo a la hora de matricular, pueden ser los Colegios Comunitarios. En ciudades como Miami, Louisville, Houston, Phoenix y otras dichas instituciones tienen programas que ofrecen cursos de ESL gratis para las personas que tienen un nivel muy bajo de idioma inglés. Los pasos para enrolarse varían según el lugar, pero no son difíciles de lograr. Para niveles más avanzados ya se necesita pagar por la educación, pero existen opciones de financiamiento que se ofrecen por los gobiernos estatales y el Gobierno Federal a través del FAFSA, que proveen dinero para estudiar a las personas de bajos recursos sin tener que devolverlo luego, lo cual en la práctica hace que se pueda estudiar sin tener que poner dinero de tu propio bolsillo.

En un próximo artículo ampliaré un poco sobre el tema del FAFSA y me adentraré en otros programas y opciones de estudio que pueden ayudarle a integrarse y a avanzar profesionalmente en USA.

See you guys……

P.D. Déjenme sus comentarios y preguntas, que con gusto los responderé.

Serie Desmitificando el Yuma: Experiencias de Migrante (Parte II)

Este artículo es el segundo de una serie de tres entradas que puedes leer en Desmitificando el Yuma (Parte I) y también en Desmitificando el Yuma (Parte III). Una ampliación con más detalles aparece en Cómo solicitar beneficios o ayudas en Estados Unidos.  
 

De trámites y ayudas: Aprovechando las oportunidades.

He pasado horas tratando de  encontrar la mejor forma de abordar este temita, sensible para todos los cubanos que han llegado a este país y para aquellos que piensan o planean hacerlo. Mucha polémica existe alrededor de esto pero no es mi intención sentar cátedra sobre el asunto ni juzgar a los que viven de aprovecharse de ello a toda costa, me limitaré a abordarlo de manera informativa para los que quieran tener detalles a priori sobre cómo funcionan las cosas acá.

Una vez recuperado el aliento después de chocar con el contraste entre lo hasta ahora conocido y la nueva realidad y luego también de las emociones de la llegada y los miles de planes que empiezan a entrar en tu cabeza en medio de la ingenuidad ante lo que aún está por venir, todo el mundo tiene que poner los pies en la tierra, conectarse con lo real y empezar a pensar con la barriga.

Yo diría que el noventa y cinco porciento de los que llegan por la frontera siguen camino hacia la Florida y particularmente hacia Miami por cuestiones familiares o porque no se defienden bien con el idioma inglés y allá es como estar en Cuba pero sin limitaciones materiales. Es por eso que voy a detallar primero como están organizadas las cosas allí para luego detenerme en algunas particularidades sobre el tema en el estado donde yo resido.

Pues bien. El recién llegado llega a ¨los mayamis¨ y al día siguiente raudo y veloz con la ayuda de familiares o amigos se presenta en las oficinas del Departamento de Children and Families, donde comienza el recorrido para regularizar la situación legal, aplicar para tener un número de la seguridad social, solicitar bonos de comida (los famosos Food Stamps), asistencia de dinero en efectivo, obtener seguro médico, realizarse chequeos médicos y ponerse las vacunas necesarias para el momento de solicitar la residencia dentro de un año, solicitar el permiso de trabajo, asistir a clases de idioma inglés y otras ayudas más particulares diseñadas para familias con niños. Los detalles más pedestres no creo que vengan al caso, pero si es bueno destacar que aunque a algunos pueda no gustarles mucho el papeleo que se hace para cualquier cosa en este país, lo cierto es que todo está bien pensado y organizado y con un poco de paciencia a veces y constancia siempre se resuelve todo. Muchas veces los potenciales inmigrantes (me incluyo también en lo que me toca), antes de venir aprovechamos a los amigos y conocidos que ya están aquí y los bombardeamos a preguntas para saber sobre este asunto del pi al pa. En mi propia experiencia puedo decir que de nada vale preocuparse tanto, usted concéntrese primero en llegar que lo otro vendrá después. Tiempo al tiempo.

Lo anterior funciona ciertamente para los que de antemano piensan quedarse en Miami o cualquier otra ciudad de la Florida donde haya asentamiento de compatriotas. Para los que no quieren o no pueden tomar esa opción por no tener donde recalar al llegar, existe otra opción que es el denominado ¨Cuban Haitian Entrant Program¨, un programa federal que provee fondos a organizaciones no gubernamentales para el procesamiento y reubicación de cubanos y haitianos en otros estados de la unión americana. Las oficinas de estas organizaciones (La Conferencia de Obispos Católicos y el Church World Service) que se dedican a gestionar esos fondos y ayudar a los nuevos emigrantes radican en la zona de Doral en Miami. En nuestro caso tuvimos una experiencia nefasta con las primera de dichas instituciones por el mal trato que nos dieron y la insensibilidad de un sujeto que allí trabaja que en su momento no reconocimos pero que luego supimos que era el protagonista de ese filme cubano que tanto me ha gustado siempre ¨Una novia para David¨ – pero bueno ese chismecito lo tendré que contar otro día mis lectores pues no viene al caso.

Los que acuden a solicitar ayuda a esas oficinas y son aprobados luego de un proceso de entrevistas, califican para que expeditamente se les gestione el permiso de trabajo y sean reubicados en otras ciudades donde dichas organizaciones tienen representación y que asignan trabajadores sociales para ayudarles en el proceso de asentamiento, aprendizaje del idioma, proveerles de fondos para el pago de la renta y algunos servicios básicos, orientación cultural sobre como se hacen las cosas en USA y búsqueda de empleo una vez que tienen la autorización para trabajar. Aquí es donde me detengo para poner la nota negativa.

De todos es conocido que los cubanos cuando no llegamos nos pasamos y tanto es así que existen casos y casos de compatriotas nuestros que al llegar se sienten con derechos a algo que es simplemente una ayuda para que seas independiente en el futuro y que en vez de aprovecharla en su justa medida pretenden ser mas inteligentes que nadie y venir a bailar a casa del trompo. En la Florida esas ayudas se dan a título individual y cada cual sigue su rumbo sin mucha complicación, pero en el caso de los que se acogen a la reubicación en otros estados como el que yo me encuentro (Kentucky), la ayuda de dinero en efectivo está condicionada a la asistencia diaria a clases de idioma inglés y otras conferencias que se programan, so pena de que se les descuente dinero de la asistencia en efectivo, en correspondencia con las inasistencias. Muchos ingratos sabelotodo se saltan esa posibilidad que les va a garantizar mejores empleos en el futuro y sencillamente dejan de asistir por miles de motivos que no vienen a cuento, pero a inicios de mes corren a reclamar su cheque íntegro generando situaciones que por bochornosas ponen a todos los cubanos en entredicho.

Pero bueno, sigamos en la cuerda agradable y avancemos para no aburrir. Luego de un tiempecito de espera que a veces puede ser desesperante porque todos llegamos con deseos de empezar a trabajar para dejar de depender de otros y poder ayudar a la familia, llega el permiso de trabajo y se pasa de una etapa a otra en un abrir y cerrar de ojos. Ya puestos a buscar empleo también ambas organizaciones tienen personas que constantemente están buscando opciones de ubicación laboral para los nuevos inmigrantes y muchas veces por ahí llega la posibilidad del primer trabajo en USA, pero no quiere decir que uno mismo no pueda encontrar lo suyo, solo es cuestión de salir a buscar y atreverse a soltar la lengua en un ambiente totalmente nuevo donde cada día es un aprendizaje.

Si pudiera resumir algunos tips que sean útiles para los que llegan, creo que podrían ser los siguientes:

  • Conserve a buen recaudo sus documentos personales, principalmente el Parole que le dan al llegar a la frontera pues sin eso no tiene forma de probar que está legal en el país y no podrá calificar para ninguno de los beneficios que expliqué antes. ( No bote ni el más simple papel que le hayan dado en cada lugar, búsquese un archivo y téngalo todo ordenado que el día menos pensado va a necesitar alguno de esos documentos)
  • Aproveche todos los beneficios, pero principalmente el seguro médico que es válido solo durante los primeros ocho meses de su estancia en el país. Preocúpese por darle seguimiento al proceso de chequeos médicos y vacunación pues es requisito indispensable para que le den la residencia luego. Averigüe si su seguro le cubre también los asuntos de la vista y la atención estomatológica y vaya a chapistearse mientras tenga tiempo que cuando comience a trabajar las cosas se complican y es posible que le cuesten caras algunas especialidades y pruebas médicas.
  • No por tantas veces repetido menos importante, APRENDA a machucar el inglés aunque sea a un nivel básico. (Es triste ver como hay compatriotas que pierden oportunidades y dejan pasar cosas que les pueden beneficiar por no saber comunicarse o al menos entender lo que les dicen)
  • Tan pronto como le sea posible obtenga su licencia de conducir y cómprese un carro aunque sea de mala muerte. En las mayoría de las ciudades de este país el transporte público es un asco y casi nunca le va a servir para todas sus necesidades (Cuando no es porque no pasa por la zona donde usted encontró un trabajo, es porque la frecuencia del servicio es malísima o porque el horario de cobertura no le sirve para llegar a tiempo o para la hora de regresar a casa). No tenga miedo de ir a ningún lado porque no sepa donde queda, no hay mejor invento que el GPS y con unos pocos pesos se puede comprar uno de uso en una casa de empeños o puede tenerlo en su celular si tiene usted un smartphone.
  • Explore y exprima las diferentes opciones de estudio y superación que existen en cualquier estado, muchas veces con ayuda financiera federal y estatal que le permiten empezar una nueva carrera o recertificarse en la que ya tiene sin pagar un centavo al inicio.
  • No quiera pasarse de listo haciendo trampa para continuar recibiendo ayudas cuando ya no es elegible para eso, o recibiendo ayuda financiera de más de un estado. A la larga eso le va a salir por alguna parte y además de tener que pagar el dinero indebidamente gastado eso le genera un récord negativo que puede influir a la hora de otorgarle o no la residencia. En relación con esto también le aconsejo no manejar sin licencia y sobre todo no manejar bajo el efecto de bebidas alcohólicas. Esto es considerado aquí una falta grave y lo puede dejar en un limbo legal si las autoridades deciden que por eso usted no es elegible para ser residente permanente.
  • Finalmente y no menos importante, luche por ser INDEPENDIENTE y cuando lo logre siéntase orgulloso de ello, intégrese a la sociedad y no permita que el tema de los beneficios sea el centro de su vida. Es buena y apreciada cualquier ayuda cuando uno llega nuevo a un lugar donde no tiene familia y donde cada mínima cosa es una experiencia que no había tenido antes en su país, pero no habla bien de uno mismo como persona ni le hace bien a la propia autoestima estar todo el tiempo pasando de pobrecito o infeliz perdiendo la oportunidad de hacer mayores progresos por no dejar de recibir cuatro pesos. A veces creo, por cosas que he visto en este tiempo, que muchos compatriotas no están preparados para vivir aquí luego de tantos años de libreta de abastecimientos. (Incluso el historial que uno haga en ese sentido es importante en el futuro al aplicar para créditos para comprar vivienda u otros proyectos personales, pues una persona que recibe beneficios del estado no puede demostrar solvencia económica para pagar sus deudas)
Y hasta aquí por hoy. Me gustaría conocer opiniones de otra gente que lee este blog y lleva años viviendo en USA. Siempre hay cosas interesantes que se quedan en el tintero y el aporte de otros es siempre apreciado. I´m back in business again, así que me tendrán por aquí más seguido. See you…..

Serie Desmitificando el Yuma: Experiencias de Migrante (Parte I)

 


Este artículo es el primero de una serie de tres entradas que puedes leer en Desmitificando el Yuma (Parte II) y también en Desmitificando el Yuma (Parte III) 

Cruzaste……. ¿Y ahora qué?

A un ritmo de 100 flasbacks por segundo puede uno recordar el montón de emociones que se sienten desde el preciso momento en que llegas a cualquier punto de la frontera, hasta ese instante en que el agente de ICE te dice ¨Welcome to the U.S.A.¨ y te dejan a tu libre albedrío para que te enfrentes a una nueva vida que remotamente imaginas pero de la que no sabes ni el 1%. He leído varias veces un ingenioso escrito del cual no conozco su autor pero que pueden leer Aquí si desean, que toca en tono humorístico algunos puntos de lo que realmente significa vivir fuera de tu país natal.

Sin ánimo de liberar la nostalgia, cuando llevas un tiempo tratando de adaptarte a tu nueva realidad te das cuenta que realmente antes de venir no sabías del cuento ni la mitad y si como en mi caso la adaptación pasa por la voluntad de integrarte y hacer las cosas de manera que uno pueda sacar ventaja de las decenas de oportunidades que se presentan en el camino y que se puedan sortear la mayor cantidad de obstáculos (o drawbacks para hablar un poquito en americano..), entonces te parece que vale la pena el esfuerzo.

Conozco unos cuantos compatriotas a los que los primeros choques con el Monstruo le resultaron demasiado y sus discursos pasaron rápidamente de la alabanza total al descrédito absoluto de lo que aquí encontraron. Mi opinión muy personal es que a algunos les resulta demasiado brusco el cambio y encontrarse con que aquí el dinero no crece en  los árboles como muchos piensan y que hay que doblar el lomo duro para avanzar, les hace aflojar el ímpetu inicial.

Hasta cierto punto es cierto que es demasiada información de una sola vez y de pronto empiezas a lidiar con cosas que en la lejana Cuba ni sabías que existían. Aquí les listo un número reducido de términos para dar una idea: Tarjetas de Crédito, Credit Record, Credit Score, Due Date, Leasing Contrat, Downpayment, Seguro de auto, Renters Insurance, Mortgage, Forclosure, Impuestos, etc. Si a eso le agregamos que sin un auto y sin licencia de conducción eres un cero a la izquierda y que si no hablas Inglés te sitúas directamente en el escalón más bajo de la cadena laboral, ya nos vamos haciendo pequeña idea del cuadro. El punto está en apretarse el cinturón y decidir dominar el toro y no rendirse a la primera de dos.

A mi juicio, hay ciertos puntos que cualquier nuevo migrante tiene que tener en cuenta si quiere avanzar en este país y al final del camino anotarlo como una victoria personal. Sobre ellos tengo intención de escribir más en extenso en dias venideros y la lista puede ser más variada, pero los esenciales son:

1. Aprende el idioma.
No concibo mejor consejo que este. Si no te entienden y si no los entiendes, estás perdiendo el 80 porciento de las oportunidades…..

2. Intégrate.
Está bien conservar tu identidad, en definitiva naciste en otro lugar y otras son tus costumbres, pero no te va a hacer daño aprender como lo hacen aquí, por qué lo hacen y qué cosa te puede ser útil para avanzar. Lo cual nos regresa al punto número 1.

3. Estudia.
¿Quieres tener un mejor trabajo? ¿Quieres ganar un mejor salario? ¿Quieres llegar a ser ciudadano algún día? La respuesta está en estudiar, lo cual nuevamente nos lleva al inicio ¿El idioma recuerdan?

4. Construye tu crédito y protéjelo.
Hay que usar las armas de ellos, aprender a usarlas bien y sacarles provecho. El historial de crédito desafortunadamente es casi más importante que la persona a la que se refiere y el no saber como manejarlo tu cuesta oportunidades y dinero.

5. Trabaja y ahorra.
Podría parecer que sobra este punto aquí, pero es muy fácil sucumbir a la tentación de gastar dinero en cuanta cosa aparece por el camino. Abstenerse de lo superfluo y gastar solo en lo realmente necesario es mejor opción in the long run.

6. Invierte lo ganado.
No solo de cerveza vive el hombre y hay que pensar en el futuro. Date tus placeres y vete de vacaciones, pero también pon la cabeza a pensar en cómo hacer que tu capital se reproduzca y un día puedas depender menos de tu salario y vivir más cómodamente.

Los detalles los trato más adelante, esto es solo testing the waters. ¿Y tú que crees de lo que digo? se aceptan comentarios y opiniones diferentes….

A propósito de la Green Card

Anoche recibí la buena noticia por SMS. Luego de cinco meses de espera por fin me aprobaron la residencia y debo esperar ahora que llegue mi green card por correo. Hablando en americano esto sería algo así como un ¨Great Accomplishment¨, lo cual me deja con una mezcla de buen humor y reflexión.

Asumiendo que todo marche positivamente, en los próximos días tendré el dichoso documento, pero luego de todo este tiempo sin postear algo nuevo en el blog me gustaría aprovechar la oportunidad para subir algunas ideas que me rondan la cabeza desde hace tiempo. Básicamente relacionadas con el sacrosanto ¨American Way of Life¨ y la manera en que se vive aquí hoy día. El título que me viene a la cabeza para esta nueva serie es ¨Desmitificando el Yuma: Experiencias de migrante¨ y espero que no suene muy pretencioso, pues lo que realmente quiero es ofrecer mi visión sobre temas comunes a todos nosotros y no me mueve el deseo de renegar sobre la realidad que encontramos luego de cruzar la frontera.

Desafortunadamente hay muchos que solo tienen lamentos o críticas para este país que les ha garantizado estatus legal, trabajo y futuro, pero que llegan con una concepción errada de la vida y un sentimiento de ¨entittlement¨ que mucho daño les hace.

Pero bueno, dejemos la sazón del asunto para los siguientes posts. Los espero por aquí….. Don´t let me down.

De cómo emigrar a U.S.A. y vivir para contarlo

Este post no trata de incitar a nadie a emigrar y hacer un viaje por todos conocido como peligroso. Tampoco es una apología al recorrido que un grupo de amigos y yo realizamos para llegar a los Estados Unidos. Pero puestos ante la decisión ya tomada de aventurarse en pro del sueño americano, espero que pueda servir de referencia para evitar o al menos minimizar situaciones de riesgo a aquellos que están en camino o pretenden hacerlo en el futuro.

De nuestra propia experiencia, les dejo varios tips o consejos que me parecen útiles.

La preparación:

Decidirse a dejar la seguridad del lugar donde uno se encuentra para partir hacia lo ignoto, solo con la esperanza de una vida mejor pero sin certeza de poder lograr la meta, no es cosa que se deba tomar a la ligera. Tenga en cuenta que usted se está aventurando hacia lugares que no conoce geográficamente, que se va a encontrar con personas que no siempre van a tratar de ayudarle y en muchos casos puede estar seguro de que tratarán de aprovecharse de usted de alguna manera. Note también que durante todo su camino usted tiene altas probabilidades de cruzarse con autoridades policiales y migratorias que en el mejor de los casos lo detendrán y dejarán seguir después de dejarse querer por el consabido soborno, pero en los peores escenarios lo pueden deportar de regreso a su lugar de origen, retenerlo durante días o semanas, o entregarlo como moneda de cambio a bandas de delincuentes que operan en las rutas que siguen los emigrantes.

Dicho esto, empecemos por lo referente a la preparación del viaje.

  • Únase a un grupo de personas en las que confié: Este es tal vez el mejor consejo que pueda darle. El viaje que usted está a punto de emprender genera un gran estrés por lo peligroso e incierto. No viaje solo y asegúrese de hacerlo con personas que sean de su total confianza porque la va a necesitar para tomar decisiones y apegarse a lo planeado, para tener apoyo y ser una sola voz cuando se enfrenten a momentos tensos con autoridades, coyoteros e hijos de mala madre que se encontrarán por el camino. En el grupo se cuidarán las espaldas mutuamente y entre todos se asegurarán de que nadie se quede perdido en lugares de difícil acceso o cuando haya que aprovechar la oscuridad para cruzar las fronteras.
  • Preocúpese por los asuntos logísticos de su viaje: Haga su tarea antes de que llegue la fecha de salida, infórmese acerca de todos los detalles que puedan ser de importancia como el estado del tiempo, la mejor ruta a seguir o combinaciones de rutas, las características de las zonas fronterizas por donde cruzará, los servicios de transporte y sus costos. Usted debe tener al menos una idea de cuanto le costará viajar en cuanto a pasajes, alimentación, hospedaje, posibles mordidas de policías corruptos, tarifas que cobran los coyoteros, etc. Estudie las tasas de cambio de moneda para saber cuánto dinero necesita en cada etapa del viaje y así no pierda demasiado en los cambios o que al salir de un país hacia otro le sobre dinero que no pueda volver a cambiar.
  • Sobre el dinero: Aunque generalmente el migrante no maneja grandes sumas de dinero, este tema es bien importante. Lo esencial a tener en cuenta es no viajar con todo el dinero de que dispone, lleve solo una parte que garantice avanzar la mayor distancia posible, pero deje el resto con una persona de confianza que pueda enviarle giros de efectivo cada vez que usted lo necesite durante el camino. Es posible que esto le genere gastos adicionales en cuanto a tarifas de Western Unión o Money Gram, pero nunca serán comparables a perder todo el esfuerzo de meses de ahorro por causa del asar o de robos. En los temas logísticos deberá tener claro en qué países le permiten recibir transferencias de efectivo utilizando su pasaporte, pues hay lugares donde no es posible y esto puede ser causa de retrasos en su viaje. También es esencial que no transporte todo su dinero en un solo sitio. Divídalo en sumas pequeñas y escóndalo en diferentes lugares que le hagan difícil la tarea a potenciales ladrones y extorsionadores.
  • Provisiones: Ligado con lo anterior está la decisión acerca de qué cosas llevar como equipaje. Pues le aconsejo que lo menos posible. Por experiencia le digo que cada libra de más que transporte le va a pesar el doble cuando se vayan acumulando los kilómetros de viaje y tenga que acarrear ropa sucia, comida, productos de aseo, accesorios útiles para orientarse en el día y la oscuridad, medicinas, etc. Si viaja en verano lleve solo lo necesario, no acumule cosas sucias o viejas, mejor deshágase de lo ya usado y compre por el camino lo que vaya necesitando. El ir sobre cargado además de atentar contra su agilidad cuando más la necesita, le delata ante los ojos entrenados para detectar a ilegales. Trate siempre de aparentar ser una persona de la zona en la que se está moviendo, por eso no se vista de forma llamativa ni con atuendos que brillen en la oscuridad.

Durante el viaje:

Lo primero que debo aconsejarle para cuando ya se encuentre en su ruta es que no confíe en nadie. Esto no se contradice con el primer tip que habla del grupo con el que usted viaja, solo es una advertencia para que no se olvide que está en terreno ajeno y que usted no es más listo que nadie aunque se lo crea. El objetivo que usted se ha propuesto le exige proceder con prudencia y una mezcla de cautela y audacia según el momento. Pero no olvide nunca que en la confianza está el peligro.

  • Hable lo menos posible: Algo que usted probablemente no podrá fingir es el acento con el que habla y si es usted cubano su forma de hablar es detectable a 15 kilómetros de distancia. Si no es estrictamente necesario hablar, mejor permanezca callado y cuando no quede más remedio que hacerlo hable bajo y cerca de las personas que le acompañan. Los coyoteros y policías tienen un olfato especial para detectar a sus presas por el aspecto de forasteros y la manera de comportarse, pero si encima le escuchan hablando en un acento raro esa es la manera más directa de llamarlos.
  • Tenga a mano dinero para emergencias: Aunque se que ya le dije que escondiera bien su dinero, no lo haga al punto de no tener disponible una suma destinada a emergencias, en un lugar accesible. Esta deberá ser lo suficiente para convencer a alguien en caso de que se necesite sobornar para poder continuar, pero no tanto como para lamentar su pérdida en caso de robo. También le servirá para comer o para pagar transporte cuando lo amerite. Cada vez que haga uso de su dinero para emergencias repóngalo extrayendo del resto de los escondites que haya preparado, pero ojo, no lo haga donde puedan verle. Busque siempre un lugar seguro donde transferir su dinero desde el escondite hacia su bolsillo. En algún que otro momento el dinero de emergencia puede ser sustituido por objetos de valor como relojes, cámaras, celulares, etc., en el caso de que se necesite ¨convencer¨ a alguna autoridad para que le deje seguir camino.
  • Comunicaciones: Usted necesita estar comunicado tanto con la persona que quedó detrás sirviéndole de apoyo seguro para transferirle dinero, como con los potenciales contactos que utilizará para moverse por los países que atravesará y para cruzar las fronteras. Es muy útil que viaje con un teléfono celular que utilice tarjetas SIM que pueden ser compradas en cada país visitado. Le aconsejo que no lleve un super teléfono que pueda generar la codicia de los delincuentes o de policías corruptos. Trate de conectarse a internet cada vez que pueda para que mantenga informados a sus amigos y familias acerca del lugar en que se encuentra. Esto además de tranquilizarlos le sirve como respaldo de seguridad para que puedan encontrarlo en el supuesto caso de que se extravíe o sea secuestrado. A tono con esto último, le recomiendo expresamente no utilizar teléfonos públicos para comunicarse con sus familiares en USA o en su país y si lo hace asegúrese de no dejar rastro de los números a los que llama. Los delincuentes que medran a costa de los emigrantes aprovechan esto para llamar posteriormente a sus familiares y exigirles dinero a cambio de liberarlo a usted de un supuesto secuestro.

Otros detalles:

Este es un tema del que se puede estar hablando mucho y siempre podrán olvidarse detalles. Depende de la experiencia de cada cual el agregar más información a este post. A la distancia de un año ya después de mi llegada a USA puedo haber olvidado algunas cosas pero esto es lo que me parece esencial. Invito a todos los que lean y hayan tenido una experiencia similar a incluir sus comentarios al final de este escrito y así puedan servir a los lectores que están en medio de su viaje. Que todo sea por ayudar a quienes se están arriesgando en este momento por ese camino.

Serie 30 días por América: Parte VII (Final)

Comenzamos la última etapa del viaje con un entusiasmo tremendo. Viajar por todo México en bus sin sentir que hacíamos algo ilegal y sin el riesgo de ser detenidos por las autoridades nos daba una sensación de libertad muy agradable. Ya solo quedaba la esperada llegada a la frontera con USA y hacia allá íbamos.

De Tenosique a Reynosa:

                                  Terminal de ADO en Villahermosa, Tabasco 

Despertamos temprano y salimos los tres y los amigos que liberaron junto con nosotros el día anterior a abordar el bus de ADO hacia Villa Hermosa. Luego de una espera un tanto larga para hacer trasbordo, seguimos camino a Reynosa en un viaje que nos tomaría 24 horas. El tiempo lo aprovechamos en la terminal para comunicarnos por internet con nuestras familias y amistades que estaban pendientes de nuestro viaje y hacerles saber que luego de 2 semanas detenidos ya estábamos en la ruta final. La euforia por la proximidad de la meta y las ansias de comunicación fueron causa de un incidente negativo que más adelante detallo.

El viaje hasta Reynosa fue más bien aburrido y agotador. Luego de una madrugada en vela nos encontró el amanecer transitando por la zona desértica del norte de México, que desde mi punto de vista es lo más inhóspito que vi en todo el camino. La inseguridad que se vive, debido al tráfico de droga e inmigrantes, hace que los retenes sean más rigurosos en esa zona, como el que tuvimos en medio del desierto con militares portando armas largas revisando todas las pertenencias de los pasajeros y otro retén justo antes de llegar a la ciudad.

Llegamos casi al mediodía a la terminal. Mi sentido común me dictaba que no debíamos irnos a la frontera caminando como lo habían hecho otros, para evitar cualquier encuentro negativo con delincuentes o mafias. Todas las ciudades fronterizas entre México y USA tienen algún servicio de transporte público transfronterizo, que la gente utiliza para cruzar hasta la ciudad más cercana del otro lado. Les sugerí a todos explorar esa opción aunque significara gastar algo más de dinero.

Existen varias compañías de buses que hacen el recorrido entre Reynosa y McAllen, la ciudad de Texas más próxima y el costo es de solo $4 dólares, así que compramos boletos y nos dispusimos a esperar comiendo algo antes de seguir, pues las probabilidades eran de que pasáramos un tiempo considerable en el control de frontera mientras las autoridades norteamericanas procesaban nuestras solicitudes. Algunos volvieron a hacer llamadas telefónicas a sus familiares en Miami desde los teléfonos públicos del lugar y yo salí a deshacerme de los pesos mexicanos que me quedaban, en una casa de cambios.

En un rato llegó el esperado momento de subir al bus para cruzar la frontera. La idea era llegar hasta el control fronterizo y allí bajarnos para contactar a inmigración y solicitar la entrada como cubanos. El cruce del Río Bravo fue algo pintoresco y tortuoso debido al enorme tráfico de automóviles que atraviesan esa frontera a diario y el gran número de vendedores ambulantes que hay en toda esa área. Fuera de eso, el viaje en bus fue bien corto. Todos teníamos una contentura contagiosa y estábamos ansiosos por bajarnos de allí. Miren las caras del momento….

 

Por fin llegamos al punto tan ansiado desde que salimos de Quito, casi un mes atrás. El lugar es nombrado Hidalgo por los norteamericanos y queda en el Condado de Pharr. Nos paramos en la fila para llegar donde los agentes de migración, pero antes de siquiera ubicarnos en la cola una agente desde lejos nos miró y sin haber nosotros pronunciado palabra dijo: ¨¿Cubanos?, pasen por esta puerta¨. Parece que la pinta nuestra era inconfundible allí y fuimos introducidos en un gran salón con ventanillas de atención al público y vista hacia el lugar por donde transitan las personas a las que se le ha permitido la entrada al país. En nuestra imaginación nunca estuvo contemplado que la llegada a la tierra de las oportunidades, fuera a tener un inicio accidentado.

El Tío Sam se hace esperar:

Siete personas integraban nuestro grupo y no había ningún otro cubano en aquel lugar cuando entramos. Pronto el número de compatriotas se fue incrementando y nuestra paciencia disminuyendo, al ver que pasaban las horas y la única acción que habíamos tenido de parte de las autoridades era recoger nuestra documentación y hacernos llenar unos formularios con todos nuestros datos personales y la solicitud para ser admitidos en USA bajo un Parole. No me voy a extender en explicar qué significa esa categoría migratoria y el alcance que tiene para los cubanos, eso lo dejaré para futuros posts . Lo que quiero es hacer una descripción de la situación que enfrentamos allí.

Un refrán muy popular dice que no hay peor cuña que la del mismo palo y eso exactamente nos tocó comprobar ese día 3 de Agosto. De las decenas de funcionarios que vimos trabajando en ese lugar, más del 90 por ciento son latinos nacionalizados norteamericanos o hijos de latinos nacidos en Estados Unidos, en su mayoría de origen mexicano. Eso lejos de ser motivo para la empatía o el acercamiento hacia los miles de latinoamericanos  que circulan por la frontera, actúa como un detonante de las actitudes más prepotentes y los instintos más bajos de algunos de ellos, que al parecer sienten placer al tratar mal a los que infortunadamente tienen algún percance migratorio durante su paso por la frontera.

Nos confinaron en una especie de sala de espera donde habían unos pocos asientos que no alcanzaban para todos y un aire acondicionado que al rato se volvió insoportable, custodiados por un guardia al que cambiaban cada cierto tiempo y al que había que pedirle autorización si uno necesitaba ir al baño. No nos dejaban salir de allí y nadie nos dirigía la palabra a medida que las horas iban pasando. Además estaba prohibido hablar por teléfono o salir a buscar comida. Casi al final del horario de oficina llamaron por su nombre a varios de los que estábamos a la espera y procesaron sus casos. Esos afortunados pudieron continuar su viaje a Miami ese mismo día. Entre ellos estaban mi amigo Oned que salió de Quito conmigo y con Yahima y también el Pichy.

Al resto se nos dijo, después de mucha insistencia de nuestra parte, que no había suficiente personal para procesar a todas las personas que llegamos a pedir entrada y que por ser fin de semana ellos no podían decirnos hasta cuándo estaríamos allí. Después de tenernos todo el día sin comer nada nos trajeron a cada uno una mini hamburguesa y una cajita de jugo, alimento que se repetiría 2 veces al día durante las 48 horas que pasamos varados en aquel lugar.

El problema principal no era lo que nos comunicaban, sino aquello que no decían. Se podía sentir en el ambiente la animadversión de muchos de ellos hacia nosotros, solo por el hecho de ser cubanos y no poder encontrar una excusa para negarnos la entrada. Había una de aquellas funcionarias que no podía ocultar su rechazo malsano hacia nosotros. Cada vez que le tocaba estar de guardia en la entrada del lugar de confinamiento nuestro, se las arreglaba para quejarse de que estábamos alborotando o protestando si se nos ocurría hacer alguna pregunta acerca de nuestros casos. Se la pasaba agregando prohibiciones sobre lo que podíamos o no hacer en el interior de la sala y nos obligaba a estar sentados como si fuéramos niños pequeños.

Alrededor de las 11 de la noche comenzaron a apagar las luces y cerrar las oficinas y se nos dijo que recogiéramos nuestras cosas para llevarnos a otro lugar donde dormiríamos hasta el día siguiente. Nos hicieron atravesar la zona donde ingresan los carros y nos trasladaron a una oficina similar a la anterior, aunque más pequeña y con el mismo aire acondicionado insoportable. Allí  nos dijeron que podíamos tirarnos en el piso a dormir hasta por la mañana. Se imaginarán la indignación que teníamos todos. Cansados por el largo viaje en México, tratados como cosas, casi sin comer y sin un lugar donde poder bañarnos.

La madrugada la pasamos prácticamente en vela. Entre los que nos quedamos sin ser procesados había gente de todos los orígenes. La mayoría procedía de Ecuador y habíamos estado presos en Tapachula y Tenosique, otros venían desde Chile, España y hasta directamente desde Cuba con visa de entrada legal a México. El tema de conversación era principalmente echarle con el rayo a los funcionarios latinos hijos de mala madre que nos habían tocado y la esperanza de que al siguiente día todo se solucionaría.

Arian en la sala de congelación   y el lugar donde nos hicieron dormir en el piso

 

 

 

Las únicas 2 personas amables que nos encontramos allí fueron un guardia de los que nos cuidaban en la sala de espera, que conversó bastante con nosotros y nos hizo su historia de cómo pasó de ser un ilegal a ciudadano americano por haber estado varios años sirviendo en el ejército de Estados Unidos y que estaba estudiando para poder aspirar a otras posiciones en el futuro dentro del departamento de protección de fronteras. El otro era una especie de supervisor que trabajaba en el turno de la noche y que trató de hacernos la estancia allí lo más confortable posible buscando opciones para que pudiéramos descansar y nos trataba con mucho respeto.

Al amanecer del sábado 4 de Agosto nos vinieron a buscar temprano para regresar al lugar donde estuvimos el día anterior. Alguien siempre se las arreglaba para utilizar un celular y comunicarse con Miami. Así fue como supimos las consecuencias de las inocentes llamadas telefónicas en la terminal de buses antes de salir para la frontera. Un pariente de Amaury le preguntó desesperado que dónde estaba, pues había recibido una llamada desde México donde alguien estaba exigiendo un rescate de miles de dólares por dejarlo ir sano y salvo y que en caso contrario lo matarían. Tremendo susto para Amaury y su pariente que al final no resultó en nada serio, pero fue confirmación de los temores que me llevaron a sugerir no ir a pie hasta la frontera.

Lo mismo sucedió con Oned, quien al llamar a su tío después que le dieron el parole y entró a USA, se enteró que el tío lo daba ya por desaparecido y estaba a punto de enviar el dinero que pedía un mexicano que supuestamente tenía a Oned secuestrado.

El Modus Operandi de semejantes delincuentes es sencillo. Merodean en torno a los teléfonos públicos cuando escuchan hablar con acento cubano, toman nota de los nombres que se mencionan y cuando el inocente viajero se retira levantan el teléfono y aprietan la tecla de re-dial para volver a marcar el último número llamado. Cuando les salen del otro lado utilizan el nombre de la persona que supuestamente han secuestrado y mantienen la farsa hasta recibir el dinero y salirse con la suya en esa estafa.

One more day:

La historia del día precedente se repitió el sábado. Todo el tiempo lo pasamos tiritando de frío, pasando hambre y viendo llegar a más cubanos sin asomo de procesamiento para acabar de salir de allí. La mala forma contra nosotros se mantuvo hasta el final.

Al parecer llegó un momento en que los guardias se preocuparon porque se elevaba el número de personas esperando y comenzaron a entrevistar poco a poco a algunas personas y darles entrada al país. Hay que decir que hubo varios compatriotas que hicieron gala de su más refinado individualismo y oportunismo en su procura de ser entrevistados primero que el resto. Gente inventando enfermedades o escudándose en los niños que viajaban con ellos para hacer pasar a una familia de 10 personas, etc, etc. En resumen, ese día también nos tocó quedarnos a dormir en el piso……….. y de baño ¿Qué es eso?….

Esa segunda noche cuando nos llevaron a la otra área el supervisor agradable nos dijo a varios de los que llevábamos más tiempo esperando que podíamos entrar a otras oficinas que estaban mejor climatizadas y tenían alfombras donde pudimos dormir algo. La orientación que tenían era seguir procesando solicitudes durante la madrugada para salir de nosotros lo antes posible. De esa manera, al amanecer ya quedábamos pocos  por ser entrevistados.

Lo logramos:

Cerca de las 9 de la mañana llamaron mi nombre y pasé ante una oficial con cara de pocos amigos. Se podía sentir que expedía desagrado hacia nosotros. Como ellos suponían que no entendíamos el idioma inglés se comunicaban entre sí lanzando improperios hacia nosotros. Esta oficial, delante de mi le dijo a otro: ¨¿Has visto cuantos cubanos han llegado desde el viernes?. Tenemos que parar esto de alguna manera¨. 

La entrevista fue un trámite rutinario, ella hacía preguntas y escribía mis respuestas en un formulario en su computadora, que luego imprimió para que yo firmara. Tomaron mis huellas dactilares y me hicieron una fotografía. Luego otro oficial me realizó un registro corporal y me dijeron que ya podía ir donde el agente de control de frontera para entrar a USA. Le pregunté cuándo le tocaría a mi esposa y me dijo que después de mi, pero que no podía esperar allí, que tenía que entrar por el control y esperarla afuera de la edificación.

Agarré mi mochila, le hice una seña a Yahima de que tuviera paciencia, que la esperaba afuera y pasé por frente al oficial que tomó mi parole, lo revisó y me dijo: ¨Welcome to America¨. De esa manera ya estaba oficialmente pisando territorio norteamericano a las 10 de la mañana del Domingo 5 de Agosto de 2012, exactamente treinta días después de salir de Quito, habiendo atravesado 8 países con sus peligros inherentes. Tenía solo una mochila, una cámara fotográfica y 120 dólares restantes de los 2500 con que salimos mi esposa y yo para aquel viaje incierto.

Esperé con impaciencia a la salida de ella, aunque a la vez estaba averiguando cómo era la cosa para seguir desde allí hacia McAllen. Así me enteré que podíamos utilizar los mismos boletos del bus que nos trajo hasta allí para hacer la restante mitad del viaje hasta la ciudad. Quería comprar una tarjeta telefónica para llamar a mis amigos en Miami y a mi madre en Cuba y darles la noticia de nuestra llegada. De tanta euforia ya se me había olvidado el cansancio de las dos malas noches previas. Pronto salió Yahima y otros amigos y ya estábamos listos para seguir.

Momento de nuestra entrada en USA. Con las mochilas listos para empezar una nueva vida.

 

 

 

 

To be continued……

Aquí termina el relato de esta etapa. Me siento contento porque todos los que salimos juntos desde Ecuador logramos cumplir nuestro objetivo, aunque en el último tramo nos separaron cosas imposibles de controlar. Daniel, Aida, Claudia y Amanda fueron liberados de Tapachula el mismo día que nos soltaron en Tenosique, pero ellos corrieron con mejor suerte en su entrada a USA por la ciudad de Matamoros y lograron pasar 2 días antes que nosotros. Landy, con su esposa y el niño demoraron más tiempo en Tapachula, pero finalmente ya están también en Estados Unidos, en Texas.

A un año de todo eso tengo ya otras vivencias y temas sobre los que me he forjado una opinión basada en mi propia experiencia de nuevo inmigrante en este país. No cierro el blog al terminar este post, al contrario, estaré escribiendo de otros temas que me parecen interesantes y sobre los que me gustaría generar comentarios y debates. Un abrazo y los espero nuevamente.