Watch Me!

Watch Me!!!! fue la frase que me vino a la mente recientemente al sentirme subestimado por la palabras de alguien cercano. Todos tenemos sueños, proyectos, planes, ideas y objetivos que lograr en nuestras vidas. En lo personal, muchas de las cosas que he logrado han sido producto de un fuerte anhelo y una visión previa de lo que deseo como objetivo final. Prácticamente todos los principales hitos en mi vida, los que verdaderamente han influido en el curso de mi existencia, han sido resultado de algo o alguien que sin quererlo, sin saberlo siquiera, me ha desafiado o ha puesto en duda mi capacidad para lograr cosas.

A menudo recuerdo como si hubiera sido ayer a dos personas muy cercanas que allá en La Habana me dijeron que yo no era el tipo de gente que podría sobrevivir en este país, que yo no tenía el espíritu de alguien suficientemente luchador. Lo interesante es que esas personas no se conocen entre sí y sus palabras me hicieron inicialmente dudar sobre quién soy y qué es lo que transmito hacia los que interactúan conmigo regularmente. Hoy, después de 4 años residiendo en este país al cual llegué con dos mochilas y $100 dólares en el bolsillo, puedo decirle a esas personas que estaban equivocadas. Pero es que hay más: Recientemente alguien que significa mucho para mi al escucharme hablar sobre mis planes y proyectos para el futuro me preguntó si eso era realista, si no estaba siendo demasiado utópico o tratando de alcanzar lo que nunca podré lograr.

Imposible. Watch Me!!Llevo unos días pensado acerca de esas preguntas que vuelven a poner en duda mi capacidad para lograr lo que me propongo. Esta mañana mientras me estaba dando una paliza a mi mismo en el gimnasio y escuchando el excelente Podcast de Vince Rocco tuve una epifanía, si se le puede llamar así. A medida que luchaba contra la caminadora mi pensamiento me llevó a hacer una radiología de mi mismo. Me di cuenta de que ciertamente no he estado particularmente muy productivo en los últimos tiempos. ¿Qué se le va a hacer? -pensaba. Incluso la persona con más claridad acerca de lo que quiere y con más voluntad para poner en práctica sus proyectos tiene momentos en que todo parece ir en slow motion y que le cuesta llegar a sus metas.

No puede evitarlo: volvía constantemente a las preguntas que me hicieron sentir subestimado. ¿Alguna vez se han sentido así? Puedo imaginar que a nadie le gusta esa sensación. Primero pasas por la impotencia de explicar una y otra vez tus pensamientos sin ver que realmente resuenan o que eso contribuye a clarificar las dudas. Luego te sientes triste de pensar que no logras transmitir en la misma frecuencia de ese alguien a quien tienes en gran estima. La tercera fase, que para mi en lo personal es la definitiva, es donde te dices a ti mismo: ¿Sabes qué? No voy a intentar explicar lo que para mi está tan claro y mis palabras no llegan a dibujar. Voy a demostrar con acciones que lo que digo, pienso y hasta fantaseo es posible lograrlo y cuando llegue a ese momento voy a regresar a hacerte saber que está hecho. Watch me now….

P.D. Lo que sigue a este post es una serie de artículos sobre lo que resulta trascendente para mi. Lo que me mueve a mayores y mejores cosas cada vez. Voy a intentar describir mis metas y como pienso llegar a ellas y voy a hacerles a ustedes partícipes de los avances y retrocesos. Necesito este blog y a ustedes para mantenerme vigilante sin desviarme de mi ruta y no apartar la vista del objetivo final. Si quieren estar enterados de lo que va sucediendo, por favor suscríbanse en el espacio a la derecha de esta pantalla para que reciban actualizaciones por correo electrónico de lo publicado. En el interín pueden tener un adelanto de lo que anuncio visitando otras entradas y páginas del blog como esta donde hablo de mi periplo por el sector inmobiliario o esta otra donde listo algunos recursos que me parecen muy útiles y que los lectores deberían considerar. Hasta la siguiente entrega folks…..