Watch Me!

Watch Me!!!! fue la frase que me vino a la mente recientemente al sentirme subestimado por la palabras de alguien cercano. Todos tenemos sueños, proyectos, planes, ideas y objetivos que lograr en nuestras vidas. En lo personal, muchas de las cosas que he logrado han sido producto de un fuerte anhelo y una visión previa de lo que deseo como objetivo final. Prácticamente todos los principales hitos en mi vida, los que verdaderamente han influido en el curso de mi existencia, han sido resultado de algo o alguien que sin quererlo, sin saberlo siquiera, me ha desafiado o ha puesto en duda mi capacidad para lograr cosas.

A menudo recuerdo como si hubiera sido ayer a dos personas muy cercanas que allá en La Habana me dijeron que yo no era el tipo de gente que podría sobrevivir en este país, que yo no tenía el espíritu de alguien suficientemente luchador. Lo interesante es que esas personas no se conocen entre sí y sus palabras me hicieron inicialmente dudar sobre quién soy y qué es lo que transmito hacia los que interactúan conmigo regularmente. Hoy, después de 4 años residiendo en este país al cual llegué con dos mochilas y $100 dólares en el bolsillo, puedo decirle a esas personas que estaban equivocadas. Pero es que hay más: Recientemente alguien que significa mucho para mi al escucharme hablar sobre mis planes y proyectos para el futuro me preguntó si eso era realista, si no estaba siendo demasiado utópico o tratando de alcanzar lo que nunca podré lograr.

Imposible. Watch Me!!Llevo unos días pensado acerca de esas preguntas que vuelven a poner en duda mi capacidad para lograr lo que me propongo. Esta mañana mientras me estaba dando una paliza a mi mismo en el gimnasio y escuchando el excelente Podcast de Vince Rocco tuve una epifanía, si se le puede llamar así. A medida que luchaba contra la caminadora mi pensamiento me llevó a hacer una radiología de mi mismo. Me di cuenta de que ciertamente no he estado particularmente muy productivo en los últimos tiempos. ¿Qué se le va a hacer? -pensaba. Incluso la persona con más claridad acerca de lo que quiere y con más voluntad para poner en práctica sus proyectos tiene momentos en que todo parece ir en slow motion y que le cuesta llegar a sus metas.

No puede evitarlo: volvía constantemente a las preguntas que me hicieron sentir subestimado. ¿Alguna vez se han sentido así? Puedo imaginar que a nadie le gusta esa sensación. Primero pasas por la impotencia de explicar una y otra vez tus pensamientos sin ver que realmente resuenan o que eso contribuye a clarificar las dudas. Luego te sientes triste de pensar que no logras transmitir en la misma frecuencia de ese alguien a quien tienes en gran estima. La tercera fase, que para mi en lo personal es la definitiva, es donde te dices a ti mismo: ¿Sabes qué? No voy a intentar explicar lo que para mi está tan claro y mis palabras no llegan a dibujar. Voy a demostrar con acciones que lo que digo, pienso y hasta fantaseo es posible lograrlo y cuando llegue a ese momento voy a regresar a hacerte saber que está hecho. Watch me now….

P.D. Lo que sigue a este post es una serie de artículos sobre lo que resulta trascendente para mi. Lo que me mueve a mayores y mejores cosas cada vez. Voy a intentar describir mis metas y como pienso llegar a ellas y voy a hacerles a ustedes partícipes de los avances y retrocesos. Necesito este blog y a ustedes para mantenerme vigilante sin desviarme de mi ruta y no apartar la vista del objetivo final. Si quieren estar enterados de lo que va sucediendo, por favor suscríbanse en el espacio a la derecha de esta pantalla para que reciban actualizaciones por correo electrónico de lo publicado. En el interín pueden tener un adelanto de lo que anuncio visitando otras entradas y páginas del blog como esta donde hablo de mi periplo por el sector inmobiliario o esta otra donde listo algunos recursos que me parecen muy útiles y que los lectores deberían considerar. Hasta la siguiente entrega folks…..

Nos mudamos a WordPress

13392308_10208523586580719_6305239573799633608_o1 13886356_10208951286712955_8366106246688729949_nHeyyy Fellows, emocionantes noticias……..

Estuve cavilando recientemente acerca de mi falta de constancia para producir contenido nuevo en mis dos anteriores blogs: Paisano: Cubano y EmigranteMidwest Realty BlogCiertamente no tengo justificación, como no sea echarle la culpa a mi trabajo en la oficina, mis gestiones como agente de bienes raíces, mi esposa, las perras y el gato por ocupar demasiado de mi tiempo y solo dejarme una hora a la semana para pensar en qué voy a hacer la siguiente semana, jajaja.

Pues bien, llegué a la conclusión de que si había decidido hacía un tiempo molestar a la gente bombardeando mis escritos en la red, mejor me ponía a la altura de las circunstancias y  seguía en el juego o resolvía sacar ambos blogs del aire. Como lector me he sentido frustrado varias veces cuando me he habituado a seguir ciertos sitios de mi interés y un día sin más ni más publican un texto pequeño a manera de farewell y hacen mutis por el foro. Grrrrrr (Como este por ejemplo: El Pequeño Hermano)

Pero ciertamente me di cuenta de que junto al poco tiempo disponible, otra de las causas de mi prolongada ausencia es que me he disgregado en varios proyectos y trazado metas que aunque me llevan al mismo lugar en mi proyecto personal, a veces me halan en direcciones diferentes. Por eso decidí unificar el contenido de los mencionados blogs originarios en uno solo, concentrar mis esfuerzos en producir textos de temas variados y tomar prestado el nombre de uno de mis escritos más populares en el pasado para darle título a este nuevo endeavour. Así que desde hoy estamos en WordPress en vez del ya conocido Blogger con la intención de aprovechar mejores recursos para publicar, pero me las he ingeniado para migrar todo el contenido anterior hacia acá de manera que se conserve el hilo de lo dicho hasta aquí. Todo eso se puede encontrar en al archivo en el costado derecho de la pantalla. A los lectores nuevos los invito a que exploren los artículos mas viejitos que seguramente les pueden interesar y serles de ayuda para entender de qué va esta locura. Algunos de ellos fueron también reproducidos en Diciembre de 2015 en el Blog Cartas desde Cuba, de Fernando Ravsberg

Continuemos entonces con esto de la escritura y esperemos que además de no aburrir pueda informar, instruir y entretener a los que decidan dedicarme parte de su tiempo. Se que hay muchas opciones para escoger qué leer ahí fuera y me sentiré halagado si elijen seguir mis escritos.

Procrastinate No More….


Por dónde empezar?

Me resulta un poco difícil escribir este post. He lidiado para encontrar una manera no tan densa de decir lo que quiero transmitir. El asunto mezcla un poco mi actual pasión por un tema tan fascinante como los bienes raíces y mi propia lucha personal por salir adelante en este país. Si finalmente no logro liberar un poco lo escrito de esa carga demasiado egocéntrica que creo tiene, al menos pido disculpas y prometo darles un mejor contenido la próxima vez.

Hace poco más de un año he estado dedicando bastante tiempo a estudiar acerca del mercado inmobiliario en los Estados Unidos. La experiencia del día a día simultaneando dos empleos que  no me reportan ninguna satisfacción espiritual o profesional y que me dejaban con muy poco tiempo para dedicarme a mis propios proyectos personales y a mi familia, junto con una clara visión de lo que quiero para mí y para mi esposa en el futuro y sobre todo una fuerte convicción acerca de lo que NO deseo para nosotros en el futuro (* Léase dependencia total de un empleo que me obligue a estar las mejores horas de mi vida amarrado a una oficina y a un salario que meramente alcanza para sobrevivir, o no ser capaz de alcanzar los objetivos personales, familiares y sociales para los que pienso que fui puesto en este mundo), me llevaron a darme cuenta de que debía hacer algo para tomar control de mi futuro que me diera la oportunidad de probar mi capacidad para realizarme como persona y hacer feliz a mi esposa y mis familiares en Cuba mediante el logro de una independencia que se transforme en mayor disponibilidad de tiempo y recursos para dedicarles a ellos y en la posibilidad de satisfacer sus necesidades económicas y espirituales. (Ufff, Dios mío dame la fuerza para no volver a escribir un párrafo tan cursi como este, pero dejémoslo así porque no encuentro otra forma de decirlo)

Bueno, volviendo al tema. Nunca fui una persona a la que el hecho de tener grandes cantidades de dinero le importara tanto como para que se convirtiera en la razón de su vida, soy más inclinado hacia las riquezas del espíritu y no creo que el dinero es la fórmula mágica para la felicidad. Por eso no quiero transmitir la idea de que me quiero convertir en multimillonario para poder gastar toneladas de dinero en extravagancias que no me interesan (aunque admitámoslo, tener mucho dinero no parece ser tan mala cosa, jaja).

Recibí el 2015 con una lista de resoluciones para el año nuevo, como vengo haciendo desde que estaba en Ecuador y que ha probado, al menos para mí, ser una herramienta útil para presionarme a hacer cosas y para medir lo que voy logrando cada cierto tiempo. Varios de los puntos de dicha lista he podido ir ejecutándolos pacientemente y con constancia, mientras otros a estas alturas del año están en un estado tan incipiente que no creo que pueda cumplirlos antes de Diciembre. A lo mejor para el 2016. Pero entre las cosas que lentamente he ido poniendo en práctica estaba mi decisión de convertir la inversión en bienes raíces en lo que impulse mi independencia financiera.

Compartiendo el tiempo entre dos trabajos, estudios online y clases presenciales, durmiendo poco y luchando con los deseos de no seguir me fue posible completar las 96 horas requeridas en Kentucky para tomar el examen de Agente de Bienes Raíces y aprobé el mismo en el primer intento con 96% de respuestas correctas, cosa que no muchas personas logran debido al rigor de la prueba y al hecho de que  al igual que yo otros aspirantes tienen que dividir sus horas de estudio con sus responsabilidades laborales. No todos pueden darse el lujo de dedicarse a estudiar a tiempo completo, pues las facturas no esperan y aún hay que comer antes de poder lograr lo deseado. Pero bien, a inicios de Junio recibí mi Licencia como Real Estate Salesperson en Kentucky y me hice miembro de la Asociación de Realtors: Ya podía poner un check mark en mi lista de resoluciones como tarea cumplida, pero eso es solo el inicio o los cimientos para llevar a cabo mis planes y proyectos.

El mero hecho de ser capaz de ayudar a otros a comprar y vender propiedades inmobiliarias a cambio de una comisión puede ser una actividad bien lucrativa y profesionalmente me resulta bien interesante. Es algo que ya he probado que puedo hacer desde mi anterior experiencia en Ecuador. Pero al final sigue siendo un trabajo que no garantiza estabilidad de ingresos y requiere de largas horas de dedicación para encontrar nuevos clientes y hacer labor de marketing para que te conozcan y te llamen. No es esto realmente lo que quiero a largo plazo. Mi objetivo principal al obtener la licencia es poder representarme yo mismo en el mercado de bienes raíces sin depender del tiempo y la voluntad de otros y poder así aprovechar las oportunidades que se presenten para generar ingresos estables sin la necesidad de dedicarle atención diaria, también conocido como ingreso pasivo.

Involucrarse en bienes raíces es algo que apasiona cuando uno ha estudiado acerca de las diversas maneras que existen para hacer fortuna en este sector y conoce los beneficios que se pueden aprovechar en materia de impuestos y otras ventajas financieras. Pero también la enorme cantidad de información que existe puede llegar a ser abrumadora y provocar en los que se acercan al tema una sensación de complejidad (cosa que no es tal) y a veces una avidez por adentrarse en cada nuevo tema sin realmente llegar a entender o desarrollar lo que previamente se ha aprendido. De esto segundo me considero culpable. Los americanos llaman a esto el Shiny Object Syndrome y no es más que la falta de enfoque o concentración para llevar a cabo una idea hasta su consumación, atraídos por la supuesta genialidad o mayor factibilidad de una nueva idea o variante de la idea original.

Esa es una de las razones por las que decidí crear este blog. La falta de concentración me ha estado golpeando y me ha llevado a la dilación para poner en práctica mis planes. Todo lo que uno se propone en la vida comienza con una idea y a esta le sigue un plan y si todo fluye como resultado de la ejecución disciplinada de dicho plan se llega al resultado esperado. Piedras y obstáculos aparecerán por el camino, pero staying focused es lo que garantiza el éxito. Para titular este post elegí la que considero la palabra más horrible del idioma Inglés (Procrastination), tan difícil es su pronunciación como negativos los efectos que causa a cualquier empeño que no tenga una manera real de medir su desarrollo. Quiero darle a este blog la responsabilidad de mantenerme centrado y de ser la herramienta con que me rinda cuentas a mi mismo y a mis lectores acerca de mi progreso. Podremos luego leer en retrospectiva y medir qué se ha logrado y qué tan iluso o certero he sido en ponerme metas tan ambiciosas. 

Otra cosa que me llevó a escribirlo es porque quiero contribuir con los que se interesen en el tema de los bienes raíces en USA y que pueden estar ahora mismo comenzando a buscar información para instruirse. Es abundante el material que se puede encontrar sobre esto en inglés, pero desafortunadamente en idioma español no existe prácticamente nada digno de tener en cuenta. Si buscan en la web van comprobar que la mayor parte de la información en nuestro idioma pertenece a empresas comerciales y agencias de bienes raíces que dirigen su actividad hacia la atracción de clientes y generar ventas. No es que esté mal ello, es que no ayuda a realmente diseccionar el tema para una mejor comprensión por los no iniciados. Al igual que he venido haciendo con mi otro blog ¨Paisano: Cubano y Emigrante¨, quiero ayudar compartiendo mi experiencia.

Como pueden ver si exploran este blog, he creado diferentes secciones a las que iré agregando información a medida que escriba sobre ciertos temas. Me propongo compartirles todo lo que me ayude a lograr mis objetivos. Publicaré reportes de progreso de mis metas personales y de negocio; reseñas de libros que estoy leyendo o ya he leído; análisis periódicos y noticias sobre el estado del mercado inmobiliario en los Estados Unidos; estudios de caso con información de las oportunidades de negocio que se me presenten; opiniones y experiencias con el uso de aplicaciones, softwares, CRMs y otras tecnologías que puedan aplicarse al trabajo con los bienes raíces; etc. En resumen, quiero con esto desafiarme a mi mismo y alentar a otros a pensar que es posible lograr lo que uno se propone en la vida, con disciplina, constancia, disposición para enfrentar los momentos negativos y fe en que soy capaz de cumplir mis sueños y proveer para mi familia. Todo mientras aún mantengo un trabajo de tiempo completo y lucho con mi difícil situación financiera actual.    

Como ya este escrito se ha extendido demasiado para mi gusto y mis intenciones iniciales. Ahí les dejo con la imagen que encabeza la página. La foto no es de mucha calidad porque la hice con mi teléfono, pero si pueden agrandarla podrán ver una pizarra que tengo justo encima de mi escritorio aquí en la oficina de mi casa. Es un resumen de mis ambiciosos objetivos a corto, mediano y largo plazo, con la mirada puesta en un día ser capaz de vivir 100% de los ingresos que me reporten los bienes raíces,vivir en el lugar que mi esposa y yo siempre hemos deseado estar y poder contribuir a la sociedad ayudando a otros a lograr sus sueños y apoyando a organizaciones de protección animal.

Manténganse al tanto, en el siguiente post ampliaré acerca de mi visión y objetivos personales. Hasta entonces, por ahí nos vemos…..


Heyyyy…I´m Back

Epa paisanos que hace tiempo no me aparezco por acá. Pa´ decirlo en americano It´s been a while

Nada que la vorágine nos envuelve  a cada rato y por más que intentamos salirnos y dedicarle un tiempo a las cosas que nos importan, yo no sé de que forma la realidad se las arregla para halarnos hacia adentro y no soltarnos. Pero bueno, ya basta de lamentos y veamos si se le puede dar energía nuevamente a este blog.

En todo este tiempo he estado con la cabeza generando ideas y he tenido algunos proyectos en el back burner por un rato. Algunas buenas cosas han ido pasando en mi proyecto personal que quiero ir compartiendo con ustedes aquí y en mi otro blog, Midwest Realty Blog. De momento por aquí pienso ir agregando algunas otras maneras de compartir experiencias que no sean solo mías, sino de otros inmigrantes que considero exitosos en lo que hacen, ya sean cubanos o de otros países. Para eso estoy preparando una sección de entrevistas pero me ha costado trabajo decidir qué formato tendrá de manera que sin aburrir a los lectores me permita extraer las mejores ideas de los entrevistados y  ponerlas a disposición de todo el que busque inspiración para lograr sus metas en este mundo revuelto de la emigración. No adelanto los nombres de los entrevistados porque hasta ahora ni ellos mismos saben que los tengo en mi Lista Negra, jaja, bueno al menos uno de ellos si lo sabe y hace meses me dijo que estaba de acuerdo en someterse a la inquisición.

Por otro lado quiero crear un registro de mis proyectos profesionales con un objetivo dual. Primero transmitir mis experiencias como he hecho hasta ahora para que otros se puedan apoderar de ellas y evadan los errores que yo mismo he cometido y supongo seguiré cometiendo. El segundo propósito es desafiarme yo mismo para lograr las metas que me he establecido lograr para mi y para mi familia en determinado espacio de tiempo. Me siento con deseos de transmitir lo que he ido aprendiendo y estoy por aprender en mi nuevo endeavor relacionado con los Bienes Raíces porque considero que es un campo poco explorado por los latinos en este país como una vía para salir de la dependencia hacia un trabajo poco remunerado y que no ofrece buenos pronósticos para el retiro.

Ok, cerremos aquí y nos vemos pronto con más good stuff. No se me pierdan y los veo en el camino.

Bienes Raíces: ¿Y yo de eso qué se?

De cómo me involucré con los bienes raíces por primera vez:

El título de este post es la pregunta que me hice hace un poco más de cinco años cuando a los dos días de haber llegado a Quito buscaba anuncios de trabajo en el diario ¨El Comercio¨. Aún sin estatus legal definido y con la mente puesta en salir adelante por mi propia cuenta lo antes posible, me crucé con un anuncio que solicitaba personas dispuestas a trabajar como vendedores de bienes raíces.

De más está decir que viviendo los primeros treinta y cinco años de mi vida en Cuba no tenía ni la más remota idea acerca de vender nada para poder vivir. Mucho menos sabía cómo era vender bienes raíces, bajo régimen de comisión sin salario fijo (en otras palabras, si no vendes no comes). Pero como audacia nunca me ha faltado y mis ansias de conocer siempre algo nuevo no me abandonan, decidí presentarme a la entrevista. Luego de vestirme como si fuera a un acontecimiento social y de un pillo taxista que me mantuvo dando vueltas innecesarias en el endiablado tráfico de Lunes en Quito para cobrarme más por la carrera, llegue tarde a la cita, conocí a quien sería mi jefa durante un buen tiempo (con quien hasta hoy mantengo muy buena relación) y me contrataron como vendedor.

De esa manera me involucré en una esfera de la economía que a pesar de lo duro que resulta para salir adelante, me dio de comer por unos meses y me atrapó de tal manera que aún hoy en otro país y con otras circunstancias me mantiene generando ideas.

Es por eso que hoy inicio este blog. Con un amigo y mi esposa creamos una pequeña empresa para invertir en bienes raíces, partiendo de nuestra actual situación de bolsillos vacíos para paso a paso y a tiempo parcial llegar a generar suficientes ingresos que nos permitan dedicarnos a esta actividad a tiempo completo y eventualmente vivir de ello sin tener que depender de un empleo y sin tener que trabajar para otros nunca más.

Se que es un proyecto ambicioso, que nada está garantizado en el camino y que va a tomar tiempo y esfuerzo. Pero no hay nada nuevo en esas palabras que ya no haya experimentado antes. Voluntad y resolución hay como también hay metas a corto, mediano y largo plazo que nos irán llevando poco a poco hasta el objetivo final.

Quiero compartir con ustedes este viaje con sus avances y retrocesos. Iré delineando nuestros primeros pasos y proyectos y a tono con el estilo de mi otro blog también hablaré de temas que pueden serle útiles a otros en su relación con este fascinante tema. Le ofrezco a todos la oportunidad de comentar y de exponer sus propias ideas, hacer preguntas y sugerir temas. Responderé sobre lo que sepa y lo que no sepa lo investigaré y daré mis impresiones.

Stick around y no se pierdan los siguientes artículos…..

Thanksgiving…. (time to comeback)

Ufffff, ya no recuerdo la última vez que publiqué algo por acá y ya he prometido tantas veces ser más constante que me da hasta pena volverlo a mencionar. Así que directo al grano.

Tengo pendiente seguir escribiendo mis impresiones acerca de una serie de temas que me hacen reflexionar desde mi óptica de migrante en este país y que creo pueden ser útiles o al menos poner a pensar a quienes lean. Pero a medida que nos acercamos al fin de este año y en vísperas del día de Acción de Gracias creo que amerita al menos un recuento de las tantas cosas por las que podría sentirme agradecido. El constante estrés con que se vive para avanzar en este país muchas veces obliga a poner aun lado las cosas que nos definen como seres sensibles y de familia. Hasta en ocasiones olvidamos momentáneamente nuestras metas personales ante obstáculos temporales que nos impiden ver más allá de nuestras narices.

Pero en fin…… ¿A quién le estoy agradecido?

Ante todo a Dios. Por haberme hecho descubrir la fe en un momento en que creía todo perdido hace unos años atrás. Por haberme acompañado en el peligroso trayecto hasta este país con un pequeño grupo de amigos y por hacerme despertar y levantarme cada día a seguir empujando en mi camino hacia mis propias metas, no importa cuán cansado esté luego de más de 60 horas de trabajo a la semana, no importa cuán incrédulo sea yo a veces sobre el futuro y no importa cuánto la vida me presione o me obstaculice mis sueños. Yo se que El está mirando y me alienta a seguir.

Agradecido estoy de mi esposa Yahima por ser el apoyo que necesito en los momentos mas difíciles y por no dejarme dormirme en los laureles y recordarme que siempre hay una meta más grande que nos espera al final de cada proyecto logrado (Ella sabe por qué lo digo). También le agradezco su confianza en mis locuras y planes que elaboro y re-elaboro cada 5 minutos, jeje.

Agradezco a mi familia, la inmediata y la extendida. No sería una persona de bien ni tendría la sensibilidad y la cultura que considero tener hoy si no tuviera unos padres como los que tengo. Mis hermanos, hermanas, primos, primas, tíos, tías, todos han dejado algo de ellos en mi que utilizo de la mejor manera para ser conocido y recordado como una buena persona y no como un jerk. (Ahí les dejo de tarea el significado). Sin familia no somos nada y mi mayor desconsuelo ahora mismo es no saber cuándo volveré a ver a los míos, ya sea en mi Cuba bella o acá en el frío del Valle del Ohio. Le agradezco a mi familia la paciencia, sobre todo a mi vieja a la que extraño más cada día.

¿Cómo olvidar a mis amigos? Los de los viejos tiempos, que he dejado esparcidos por La Habana, Nueva Gerona, La Fe, Miami, España, Quito, Houston, New Jersey, Venezuela, Nueva York, Canadá, Haití, Santiago de Chile, en fin por el mundo. Dios sabe cuánto necesito de los amigos, de una conversación lo mismo intrascendente que profunda, pero ese es el combustible que me alimenta y me hace creer que para algo estoy en este mundo. También reservo mucho afecto para los amigos nuevos, los que he conocido en mi avatar de emigrante, con las mismas o parecidas experiencias, similares expectativas y metas. Con varios de ellos celebraré Thanksgiving mañana en casa y les agradeceré por la compañía y el aliento.

Last, but not least, tengo que agradecer a la adversidad. En ella está el reto para no dejarnos vencer por las circunstancias. Todo tiempo adverso trae enseñanzas y pone la mente a pensar en opciones que antes no consideramos para ir adelante. Muchos proyectos están aún por cumplirse en el camino y sobre algunos de ellos escribiré pronto, pero ya eso es tema para otros posts. Por el momento, hay que seguir bregando como el barco de la foto que encabeza este post. Cien años ha cumplido la Belle of Louisville y aún sigue surcando las aguas del Río Ohio, razón para pensar que cada nuevo día hay motivos para estar agradecidos y oportunidad para realizar nuestros sueños.

Y ustedes….. ¿A quién dedican las gracias?…..

Serie 30 días por América: Parte VII (Final)

Comenzamos la última etapa del viaje con un entusiasmo tremendo. Viajar por todo México en bus sin sentir que hacíamos algo ilegal y sin el riesgo de ser detenidos por las autoridades nos daba una sensación de libertad muy agradable. Ya solo quedaba la esperada llegada a la frontera con USA y hacia allá íbamos.

De Tenosique a Reynosa:

                                  Terminal de ADO en Villahermosa, Tabasco 

Despertamos temprano y salimos los tres y los amigos que liberaron junto con nosotros el día anterior a abordar el bus de ADO hacia Villa Hermosa. Luego de una espera un tanto larga para hacer trasbordo, seguimos camino a Reynosa en un viaje que nos tomaría 24 horas. El tiempo lo aprovechamos en la terminal para comunicarnos por internet con nuestras familias y amistades que estaban pendientes de nuestro viaje y hacerles saber que luego de 2 semanas detenidos ya estábamos en la ruta final. La euforia por la proximidad de la meta y las ansias de comunicación fueron causa de un incidente negativo que más adelante detallo.

El viaje hasta Reynosa fue más bien aburrido y agotador. Luego de una madrugada en vela nos encontró el amanecer transitando por la zona desértica del norte de México, que desde mi punto de vista es lo más inhóspito que vi en todo el camino. La inseguridad que se vive, debido al tráfico de droga e inmigrantes, hace que los retenes sean más rigurosos en esa zona, como el que tuvimos en medio del desierto con militares portando armas largas revisando todas las pertenencias de los pasajeros y otro retén justo antes de llegar a la ciudad.

Llegamos casi al mediodía a la terminal. Mi sentido común me dictaba que no debíamos irnos a la frontera caminando como lo habían hecho otros, para evitar cualquier encuentro negativo con delincuentes o mafias. Todas las ciudades fronterizas entre México y USA tienen algún servicio de transporte público transfronterizo, que la gente utiliza para cruzar hasta la ciudad más cercana del otro lado. Les sugerí a todos explorar esa opción aunque significara gastar algo más de dinero.

Existen varias compañías de buses que hacen el recorrido entre Reynosa y McAllen, la ciudad de Texas más próxima y el costo es de solo $4 dólares, así que compramos boletos y nos dispusimos a esperar comiendo algo antes de seguir, pues las probabilidades eran de que pasáramos un tiempo considerable en el control de frontera mientras las autoridades norteamericanas procesaban nuestras solicitudes. Algunos volvieron a hacer llamadas telefónicas a sus familiares en Miami desde los teléfonos públicos del lugar y yo salí a deshacerme de los pesos mexicanos que me quedaban, en una casa de cambios.

En un rato llegó el esperado momento de subir al bus para cruzar la frontera. La idea era llegar hasta el control fronterizo y allí bajarnos para contactar a inmigración y solicitar la entrada como cubanos. El cruce del Río Bravo fue algo pintoresco y tortuoso debido al enorme tráfico de automóviles que atraviesan esa frontera a diario y el gran número de vendedores ambulantes que hay en toda esa área. Fuera de eso, el viaje en bus fue bien corto. Todos teníamos una contentura contagiosa y estábamos ansiosos por bajarnos de allí. Miren las caras del momento….

 

Por fin llegamos al punto tan ansiado desde que salimos de Quito, casi un mes atrás. El lugar es nombrado Hidalgo por los norteamericanos y queda en el Condado de Pharr. Nos paramos en la fila para llegar donde los agentes de migración, pero antes de siquiera ubicarnos en la cola una agente desde lejos nos miró y sin haber nosotros pronunciado palabra dijo: ¨¿Cubanos?, pasen por esta puerta¨. Parece que la pinta nuestra era inconfundible allí y fuimos introducidos en un gran salón con ventanillas de atención al público y vista hacia el lugar por donde transitan las personas a las que se le ha permitido la entrada al país. En nuestra imaginación nunca estuvo contemplado que la llegada a la tierra de las oportunidades, fuera a tener un inicio accidentado.

El Tío Sam se hace esperar:

Siete personas integraban nuestro grupo y no había ningún otro cubano en aquel lugar cuando entramos. Pronto el número de compatriotas se fue incrementando y nuestra paciencia disminuyendo, al ver que pasaban las horas y la única acción que habíamos tenido de parte de las autoridades era recoger nuestra documentación y hacernos llenar unos formularios con todos nuestros datos personales y la solicitud para ser admitidos en USA bajo un Parole. No me voy a extender en explicar qué significa esa categoría migratoria y el alcance que tiene para los cubanos, eso lo dejaré para futuros posts . Lo que quiero es hacer una descripción de la situación que enfrentamos allí.

Un refrán muy popular dice que no hay peor cuña que la del mismo palo y eso exactamente nos tocó comprobar ese día 3 de Agosto. De las decenas de funcionarios que vimos trabajando en ese lugar, más del 90 por ciento son latinos nacionalizados norteamericanos o hijos de latinos nacidos en Estados Unidos, en su mayoría de origen mexicano. Eso lejos de ser motivo para la empatía o el acercamiento hacia los miles de latinoamericanos  que circulan por la frontera, actúa como un detonante de las actitudes más prepotentes y los instintos más bajos de algunos de ellos, que al parecer sienten placer al tratar mal a los que infortunadamente tienen algún percance migratorio durante su paso por la frontera.

Nos confinaron en una especie de sala de espera donde habían unos pocos asientos que no alcanzaban para todos y un aire acondicionado que al rato se volvió insoportable, custodiados por un guardia al que cambiaban cada cierto tiempo y al que había que pedirle autorización si uno necesitaba ir al baño. No nos dejaban salir de allí y nadie nos dirigía la palabra a medida que las horas iban pasando. Además estaba prohibido hablar por teléfono o salir a buscar comida. Casi al final del horario de oficina llamaron por su nombre a varios de los que estábamos a la espera y procesaron sus casos. Esos afortunados pudieron continuar su viaje a Miami ese mismo día. Entre ellos estaban mi amigo Oned que salió de Quito conmigo y con Yahima y también el Pichy.

Al resto se nos dijo, después de mucha insistencia de nuestra parte, que no había suficiente personal para procesar a todas las personas que llegamos a pedir entrada y que por ser fin de semana ellos no podían decirnos hasta cuándo estaríamos allí. Después de tenernos todo el día sin comer nada nos trajeron a cada uno una mini hamburguesa y una cajita de jugo, alimento que se repetiría 2 veces al día durante las 48 horas que pasamos varados en aquel lugar.

El problema principal no era lo que nos comunicaban, sino aquello que no decían. Se podía sentir en el ambiente la animadversión de muchos de ellos hacia nosotros, solo por el hecho de ser cubanos y no poder encontrar una excusa para negarnos la entrada. Había una de aquellas funcionarias que no podía ocultar su rechazo malsano hacia nosotros. Cada vez que le tocaba estar de guardia en la entrada del lugar de confinamiento nuestro, se las arreglaba para quejarse de que estábamos alborotando o protestando si se nos ocurría hacer alguna pregunta acerca de nuestros casos. Se la pasaba agregando prohibiciones sobre lo que podíamos o no hacer en el interior de la sala y nos obligaba a estar sentados como si fuéramos niños pequeños.

Alrededor de las 11 de la noche comenzaron a apagar las luces y cerrar las oficinas y se nos dijo que recogiéramos nuestras cosas para llevarnos a otro lugar donde dormiríamos hasta el día siguiente. Nos hicieron atravesar la zona donde ingresan los carros y nos trasladaron a una oficina similar a la anterior, aunque más pequeña y con el mismo aire acondicionado insoportable. Allí  nos dijeron que podíamos tirarnos en el piso a dormir hasta por la mañana. Se imaginarán la indignación que teníamos todos. Cansados por el largo viaje en México, tratados como cosas, casi sin comer y sin un lugar donde poder bañarnos.

La madrugada la pasamos prácticamente en vela. Entre los que nos quedamos sin ser procesados había gente de todos los orígenes. La mayoría procedía de Ecuador y habíamos estado presos en Tapachula y Tenosique, otros venían desde Chile, España y hasta directamente desde Cuba con visa de entrada legal a México. El tema de conversación era principalmente echarle con el rayo a los funcionarios latinos hijos de mala madre que nos habían tocado y la esperanza de que al siguiente día todo se solucionaría.

Arian en la sala de congelación   y el lugar donde nos hicieron dormir en el piso

 

 

 

Las únicas 2 personas amables que nos encontramos allí fueron un guardia de los que nos cuidaban en la sala de espera, que conversó bastante con nosotros y nos hizo su historia de cómo pasó de ser un ilegal a ciudadano americano por haber estado varios años sirviendo en el ejército de Estados Unidos y que estaba estudiando para poder aspirar a otras posiciones en el futuro dentro del departamento de protección de fronteras. El otro era una especie de supervisor que trabajaba en el turno de la noche y que trató de hacernos la estancia allí lo más confortable posible buscando opciones para que pudiéramos descansar y nos trataba con mucho respeto.

Al amanecer del sábado 4 de Agosto nos vinieron a buscar temprano para regresar al lugar donde estuvimos el día anterior. Alguien siempre se las arreglaba para utilizar un celular y comunicarse con Miami. Así fue como supimos las consecuencias de las inocentes llamadas telefónicas en la terminal de buses antes de salir para la frontera. Un pariente de Amaury le preguntó desesperado que dónde estaba, pues había recibido una llamada desde México donde alguien estaba exigiendo un rescate de miles de dólares por dejarlo ir sano y salvo y que en caso contrario lo matarían. Tremendo susto para Amaury y su pariente que al final no resultó en nada serio, pero fue confirmación de los temores que me llevaron a sugerir no ir a pie hasta la frontera.

Lo mismo sucedió con Oned, quien al llamar a su tío después que le dieron el parole y entró a USA, se enteró que el tío lo daba ya por desaparecido y estaba a punto de enviar el dinero que pedía un mexicano que supuestamente tenía a Oned secuestrado.

El Modus Operandi de semejantes delincuentes es sencillo. Merodean en torno a los teléfonos públicos cuando escuchan hablar con acento cubano, toman nota de los nombres que se mencionan y cuando el inocente viajero se retira levantan el teléfono y aprietan la tecla de re-dial para volver a marcar el último número llamado. Cuando les salen del otro lado utilizan el nombre de la persona que supuestamente han secuestrado y mantienen la farsa hasta recibir el dinero y salirse con la suya en esa estafa.

One more day:

La historia del día precedente se repitió el sábado. Todo el tiempo lo pasamos tiritando de frío, pasando hambre y viendo llegar a más cubanos sin asomo de procesamiento para acabar de salir de allí. La mala forma contra nosotros se mantuvo hasta el final.

Al parecer llegó un momento en que los guardias se preocuparon porque se elevaba el número de personas esperando y comenzaron a entrevistar poco a poco a algunas personas y darles entrada al país. Hay que decir que hubo varios compatriotas que hicieron gala de su más refinado individualismo y oportunismo en su procura de ser entrevistados primero que el resto. Gente inventando enfermedades o escudándose en los niños que viajaban con ellos para hacer pasar a una familia de 10 personas, etc, etc. En resumen, ese día también nos tocó quedarnos a dormir en el piso……….. y de baño ¿Qué es eso?….

Esa segunda noche cuando nos llevaron a la otra área el supervisor agradable nos dijo a varios de los que llevábamos más tiempo esperando que podíamos entrar a otras oficinas que estaban mejor climatizadas y tenían alfombras donde pudimos dormir algo. La orientación que tenían era seguir procesando solicitudes durante la madrugada para salir de nosotros lo antes posible. De esa manera, al amanecer ya quedábamos pocos  por ser entrevistados.

Lo logramos:

Cerca de las 9 de la mañana llamaron mi nombre y pasé ante una oficial con cara de pocos amigos. Se podía sentir que expedía desagrado hacia nosotros. Como ellos suponían que no entendíamos el idioma inglés se comunicaban entre sí lanzando improperios hacia nosotros. Esta oficial, delante de mi le dijo a otro: ¨¿Has visto cuantos cubanos han llegado desde el viernes?. Tenemos que parar esto de alguna manera¨. 

La entrevista fue un trámite rutinario, ella hacía preguntas y escribía mis respuestas en un formulario en su computadora, que luego imprimió para que yo firmara. Tomaron mis huellas dactilares y me hicieron una fotografía. Luego otro oficial me realizó un registro corporal y me dijeron que ya podía ir donde el agente de control de frontera para entrar a USA. Le pregunté cuándo le tocaría a mi esposa y me dijo que después de mi, pero que no podía esperar allí, que tenía que entrar por el control y esperarla afuera de la edificación.

Agarré mi mochila, le hice una seña a Yahima de que tuviera paciencia, que la esperaba afuera y pasé por frente al oficial que tomó mi parole, lo revisó y me dijo: ¨Welcome to America¨. De esa manera ya estaba oficialmente pisando territorio norteamericano a las 10 de la mañana del Domingo 5 de Agosto de 2012, exactamente treinta días después de salir de Quito, habiendo atravesado 8 países con sus peligros inherentes. Tenía solo una mochila, una cámara fotográfica y 120 dólares restantes de los 2500 con que salimos mi esposa y yo para aquel viaje incierto.

Esperé con impaciencia a la salida de ella, aunque a la vez estaba averiguando cómo era la cosa para seguir desde allí hacia McAllen. Así me enteré que podíamos utilizar los mismos boletos del bus que nos trajo hasta allí para hacer la restante mitad del viaje hasta la ciudad. Quería comprar una tarjeta telefónica para llamar a mis amigos en Miami y a mi madre en Cuba y darles la noticia de nuestra llegada. De tanta euforia ya se me había olvidado el cansancio de las dos malas noches previas. Pronto salió Yahima y otros amigos y ya estábamos listos para seguir.

Momento de nuestra entrada en USA. Con las mochilas listos para empezar una nueva vida.

 

 

 

 

To be continued……

Aquí termina el relato de esta etapa. Me siento contento porque todos los que salimos juntos desde Ecuador logramos cumplir nuestro objetivo, aunque en el último tramo nos separaron cosas imposibles de controlar. Daniel, Aida, Claudia y Amanda fueron liberados de Tapachula el mismo día que nos soltaron en Tenosique, pero ellos corrieron con mejor suerte en su entrada a USA por la ciudad de Matamoros y lograron pasar 2 días antes que nosotros. Landy, con su esposa y el niño demoraron más tiempo en Tapachula, pero finalmente ya están también en Estados Unidos, en Texas.

A un año de todo eso tengo ya otras vivencias y temas sobre los que me he forjado una opinión basada en mi propia experiencia de nuevo inmigrante en este país. No cierro el blog al terminar este post, al contrario, estaré escribiendo de otros temas que me parecen interesantes y sobre los que me gustaría generar comentarios y debates. Un abrazo y los espero nuevamente.